¡Qué precio tan alto pagaste, Señor!…

Imposible expresarlo…Dolor excruciante…

La voluntad de Dios cumpliste…Nos diste libertad…

Vivimos en Tí y en Tu gran verdad

 

Juntos Te adoramos en perfecta unión…

También en soledad…Selecta intimidad…

Conmemorándote Te agradecemos

Tu sacrificio en humildad

 

Un nuevo pacto basado en obediencia,

escrito, no en piedra, sino en corazones

Honra y Gloria a Tu amor eterno

Te alabamos, Señor, con himnos y canciones

 

9 de junio de 2015

En la Iglesia Emanuel

10:30 a.m.