“Y vino un escriba y le dijo: Maestro, te seguiré adondequiera que vayas. Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. Otro de sus discípulos le dijo: “Señor, permíteme que vaya primero y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos”. (Mateo 8.19-22, Lucas 9.57-60)

 

“Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9.62).

 

Es difícil entender una lógica que no es humana si somos humanos…¿Seguir a alguien que no tiene dónde recostar la cabeza?…¿No ocuparnos del entierro de nuestro padre terrenal?…¿No despedirnos de nuestros familiares?…

 

Analizando esto desde un punto de vista meramente humano, pareceríamos totalmente irresponsables…totalmente inhumanos…Desde un punto de vista divino, sin embargo, el mensaje es totalmente lógico…Debemos seguir a Jesús sin tomar en cuenta lo que dicta nuestra razón….Debemos seguirlo sin importar cuánto nos cueste…Si sabemos que es Él quien nos llama, debemos seguirlo sin titubear…No hay ninguna consideración que valga…Si lo seguimos a Él, todo lo demás después ocupará su justo lugar…

 

Así como al ser llamados Pedro y Juan dejaron sus redes, Jacobo y dejaron a su padre solo remendando las redes, y Mateo dejó su trabajo de recaudador de tributos públicos, así debemos seguir a Jesús al ser llamados…Inmediatamente…al instante…sin importar lo que aún tenemos por hacer…No hay nada más importante que lo que Él nos encomienda…Nada más importante que lo que Él nos tiene que decir…Aprestémonos a escuchar Su llamado y a estar dispuestos para seguirlo…No nos aferremos a las cosas materiales porque si lo vamos a seguir, no podremos cargarlas…Su peso nos hará difícil ir a su paso…Tengamos nuestro espíritu listo para escuchar Su voz y para volar…

 

Nueva York, 30 de diciembre de 2013

1:10 p.m.