Con Tu soplo me deshaces…

Tu palabra me derrite

Se Tú siempre la razón

que sutilmente me incite

 

Cuando dudo me confrontas

con Tu verdad por delante

Cuando paro Tú me empujas

suavemente hacia delante

 

Permite que en mí retumbe

Tu voz clara y contundente

Que estés presente en mi esencia,

en mi corazón y mente

 

Tú aclaras mis pensamientos

cuando nada hace sentido

Abres las puertas cerradas…

Ganas lo que está perdido

 

Se que sabes que Te amo

aunque mi amor aún sea infante

Permíteme ser Tu sierva

cada día y a cada instante

 

28 de enero de 2014

6:30 a.m.