“Nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan
a desarrollar resistencia. Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter
fortalece nuestra esperanza segura de salvación.” (Romanos 5:3-4 NTV)

 

No te llevarás tu trabajo al cielo. No te llevarás tu reloj de oro o algún trofeo al cielo. Irás solo tú, así que deseas desarrollar tu carácter, porque Dios está más interesado en lo que eres que en lo que haces.

Lee de Nuevo el versículo de hoy, porque algunas personas tienen un concepto equivocado sobre la tentación. Piensan que al convertirse en cristianos deberían estar por encima de la tentación.

Es importante darse cuenta que nunca estarás fuera del alcance de la tentación. De hecho, entre más cerca estés de Dios, mayor enemigo serás de satanás y por lo tanto más intentará tentarte. La buena noticia es que Dios te ofrece una fuerza superior para resistirla.

Cuando eres tentado en el trabajo — de ser áspero, de enojarte, de ser orgulloso o codicioso — recuerda que cada tentación no solo es una oportunidad de hacer el bien; es también una oportunidad de crecer en carácter.

Por ejemplo, cuando un compañero de trabajo es molesto, la tentación para ti es, el molestarte con esa persona. Pero la Biblia enseña que bendigamos a los que nos maldicen y oremos por los que nos ofenden. Así que en lugar de enojarnos, usémoslo como una oportunidad de agradar a Dios.

En primer lugar, a satanás le molestará que agrades a Dios y entre más agrades a Dios en esa tentación, entonces, satanás dejará de usar esa tentación en tu vida.

Y segundo, te encontrarás a ti mismo creciendo naturalmente en carácter cristiano al aplicar la palabra de Dios en tu vida.

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com