Cuida tu mente más que nada en el mundo,
porque ella es fuente de vida.»
(Proverbios 4:23 DHH)

Mucho antes de que la psicología llegara, Dios dijo que tus pensamientos determinan tus sentimientos y tus sentimientos determinan tus acciones. Si quieres cambiar tu vida, tienes que controlar tu manera de pensar.

Nuestras mentes son realmente una creación asombrosa. Se necesitaría una computadora del tamaño de una pequeña ciudad sólo para llevar a cabo las funciones básicas de tu cerebro. El cerebro contiene más de 100 billones de células nerviosas. Cada célula individual está conectada con 10.000 otras neuronas.

Tú también estás constantemente hablando a ti mismo. La investigación indica que la mayoría de la gente habla a una velocidad de 150 a 200 palabras por minuto, pero la mente puede procesar alrededor de 500 a 600 palabras por minuto. Es por eso que puedes leer esto y planear la cena de hoy al mismo tiempo.

El problema es que muchos de nosotros somos como Job, que dice:“mi boca me condena y resulto culpable» (Job 9:20b TLA). Está diciendo, en efecto: «Todo lo que digo me humilla.» Si eres un ser humano normal, tú eres tu peor crítico.

Siempre estamos poniéndonos por menos. Entramos en una sala sonriendo, pero por dentro estamos pensando, «Soy gordo. Soy tonto. Soy feo. Y siempre llego tarde.»

Pero cuando dices esas cosas, en realidad estás apuntando al Creador que te hizo. Cuando dices: «Dios, no valgo nada. No soy bueno. Yo no puedo hacer nada, » le estás diciendo: » Dios, te equivocaste conmigo.» Por eso Dios dice que está mal sentirte de menos.

¿Cómo eliminas el diálogo interno negativo para poder convertirte en una persona más segura?

La Biblia enseña el principio de sustituciónPiensen en todo lo que es verdadero, en todo lo que merece respeto, en todo lo que es justo y bueno; piensen en todo lo que se reconoce como una virtud, y en todo lo que es agradable y merece ser alabado(Filipenses 4:8 TLA).

En otras palabras, no pienses en todas esas debilidades en tu vida. Concéntrate en lo que Dios quiere que seas y lo que Dios quiere hacer en tu vida. Yo no conozco a ningún antídoto mejor para la autoestima baja (o enfrentarse a sus heridas, hábitos y complejos) que leer la Palabra de Dios cada día – estudiarla, memorizarla, meditarla, y aplicarla en tu vida.

La mejor cosa que puedes hacer para aumentar tu nivel de confianza es empezar a creer lo que Dios dice de ti. Cuando encuentro un versículo en la Biblia que habla de mí, yo lo escribo en una tarjeta, lo memorizo, y luego afirmo que al decir de nuevo a Dios: Padre, te doy gracias porque soy valioso, significativo, perdonable, y capaz. Deja que Dios renueve tu mente«Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida.»(Proverbios 4:23 DHH).

Rick Warren es el pastor fundador de la Iglesia de Saddleback en Lake Forest, California. Y es el autor de Una Vida con Propósito, el libro más vendido según el New York Times. Este devocional © 2012 por Rick Warren. Usado con permiso www.RecursosdeSaddleback.com