«Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley» Gálatas 5:22,23

 

  1. PACIENCIA Y BENIGNIDAD

Notas preliminares:

  1. La paciencia y benignidad no son virtudes apreciadas en nuestro mundo en la sociedad de consumo. Aquí pensamos en ciertos valores que nuestra sociedad exalta: por un lado el macho conquistador y por otro el dinamismo del activista.
  2. Nuestra sociedad de consumo apunta sus metas hacia la producción de bienes y muy poco al desenvolvimiento de buenas relaciones humanas. El énfasis de la educación está en las buenas notas que debe sacar el escolar, el título que alcance el universitario, los objetivos que produce el hombre de negocios. Todos vivimos en el afán de conseguir cosas. Muy pocos estamos deseosos de vivir.
  3. Por otra parte, la complejidad de la sociedad urbana crea un ambiente de individualismo que produce apatía hacia el otro.

 

¿QUÉ ES LA PACIENCIA?

Veamos primero lo que no es: No es quietismo. Para algunos la paciencia consiste en no hacer nada. Es decir, no meterse, no opinar, no ensuciarse.

No es resignación o fatalismo. Esto es muy semejante a lo anterior. Para ciertas personas la paciencia es aceptar la situación tal como está sin ningún deseo de cambiarla.

No es autocontrol. Para algunas personas la paciencia es la capacidad de frenarse frente a dediciones, acción y proyectos que precisan realización. Es decir, medir bien el tiempo. Este es el concepto estoico.

Veamos entonces lo que es en sentido bíblico.

  1. La paciencia, según la Biblia, es la perseverancia en la tarea dada por Dios, aún cuando otros hayan desertado.
  2. Es aguardar la ira y el enojo frente al mal que haga el otro, con el fin de darle a la otra persona la oportunidad de arrepentirse, mejorar y crecer. 1 Co 13:7. Se usa este concepto de paciencia en al Antiguo Testamento al hablar de que Dios esta tardo para la ira Ex 3:6; Ef 4:2.
  3. Paciencia es tener una visión clara del fruto de Dios, que nos lleva a actuar en la oportunidad y el momento que Dios precisa. Aquí paciencia precisa de un concepto histórico de lo que Dios quiere hacer con su Pueblo.

Aplicación: Para que el creyente crezca en la paciencia, es importante que al mismo tiempo aprenda a leer los signo de los tiempos y el Reino del Señor. El creyente tiene que ubicarse dentro del calendario y la agenda de Dios.

 

¿QUÉ ES LA BENIGNIDAD?

Conocemos por mencionar lo que no es:

Para algunos benignidad significa nada más que la capacidad de ser sociable o amigable. No es eso, y tampoco es sólo la virtud humanitaria o estoica de poder darse al otro.

Veamos lo que es, en sentido bíblico:

  1. Es el amor de Dios que fue y es derramado en nuestros corazones para abrirlos hacia otros. Ro 5:5
  2. La benignidad es una disposición de amor hacia todos, aún aquellos con quienes no congeniamos. Es una disposición a ser «dulce». Esta disposición rompe las barreras de clase, raza y cultura, y nos lleva a congeniar con personas con quienes humanamente no lo hubiéramos hecho.
  3. La benignidad es ser sensible en el amor. Es la capacidad de escuchar y estar atento al otro.

 

Continuaremos este interesante estudio en una próxima edición de nuestros devocionales.

_____________________________________

Fuente: http://dones.indubiblia.org