Sometimes I Just Look Up;  Dios;  Espíritu Santo;  Eres increíble;  Eres demasiado;  devocional;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;A veces solamente miro hacia arriba y pienso sonriendo:  “¡Eres increíble!”…o…“¡Eres demasiado!”…Pasa tan a menudo…Son muchos los detalles…son muchas las “coincidencias” que yo sé que no son “coincidencias”, sino “evidencias”…¿Y cómo lo sé?…Simplemente, lo sé…Tengo una certeza difícil de explicar…

Puede ser que a veces me confunda…que a veces preferiría no pasar por algo…que a veces no entienda…pero, de repente, aunque me cueste, cuando logro ver…independientemente del desierto en el cual esté, de la tormenta que esté cruzando, o de las circunstancias específicas en las cuales me encuentre, nuevamente, simplemente sonrío, miro hacia arriba y le digo:  “¡Eres demasiado!”…o…“¡Eres increíble”…

Una amiga me envió la imagen que aparece en este artículo que dice «Sometimes I just look up, smile and say, «I Know that was You, God!  Thanks!».  Ella me comentó que al ver ésto se había recordado inmediatamente de mí.  La verdad es que hasta ésto no deja de impresionarme porque…Quien sea que haya escrito ésto, siente y hace  lo mismo que yo hage.  Saber ésto es simplemente una evidencia más de la grandeza de Dios.

El Espíritu Santo nos guía (Romanos 8.14), nos consuela (Juan 14.16; 14.26; 15.26; 16.7), distribuye los dones (Hechos 2.38;  Hechos 10.45), y mora en nosotros (3.16)…Es el Espíritu de Dios en la tierra…¿Qué más podemos pedir?.  La Biblia está repleta de referencias al Espíritu de Dios, a Su magnificencia…  Será Él quien nos enseñe lo que debamos decir (San Mateo 10.19-20;  San Marcos 13.11; San Lucas 12.12).  Será Él quien dará testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios (Romanos 8.16).  Será Él quien nos ayudará en nuestra debilidad y quien intercederá por nosotros (Romanos 8:26).  Lo que logremos en nuestras vidas no será gracias a nosotros mismos, porque nosotros realmente somos insignificantes frente al poder de Dios.  Es Él quien logra hasta lo imposible…”No con ejército ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4.6).

Padre, Hijo y Espíritu Santo…Uno en tres…tres en uno…Pidámosle al Espíritu Santo que nos de la paz que sobrepasa todo entendimiento, que nos llene de gozo independientemente de las circunstancias, que nos  permita regar amor y seguir las huellas de quien vino al mundo a salvarnos…Alabémoslo, adorémoslo, y reconozcamos Su gloria, Su omnipotencia, y Su grandeza.

 

Caracas, 14 de diciembre de 2013

3:30 p.m.