Dos manos que suavemente

se posan sobre el teclado

producen bellos sonidos

que me dejan abismado

 

Dos manos que con esfuerzo,

constancia y perseverancia,

trabajan humildemente

sin soberbia ni arrogancia

 

Manos orando;  Esas Manos que me Diste;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

Dos manos que se unen siempre,

al finalizar el día,

para agradecerte juntas

por tristezas y alegría

 

 

 

Esas manos que me diste

son una gran bendición…

Algún día ellas estarán

en la más perfecta unión…

 

Irmo, 10 de febrero de 2014

3:45 p.m.