lágrima; why do I still cry?;  Poetry;  poem;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Hoy he llorado mucho…por tantas cosas…Hace rato que no lloraba así, aunque durante los dos últimos  años y medio de mi vida he llorado más de lo que creo haber llorado en toda mi vida…Nuevamente estaba llorando.  Simplemente no podía detener las lágrimas…Salían solas…Como de un manantial inagotable.  Trataba de frenarlas, pero no me era posible…Corrían descontroladas por mis mejillas, bañándolas por todas partes y cayendo luego al suelo…

 

 

Después de mucho llorar, comencé a sentir esa paz que sobrepasa todo entendimiento y escribí un poema en inglés.  Siempre me sorprende cuando escribo poemas en inglés…También me sorprenden los poemas en castellano, pero lograr que los poemas en inglés rimen es para mí una evidencia imbatible del poder del Espíritu Santo…

Me invadía una gran tristeza, aunque estaba en paz…He sentido lo que nunca hubiera querido sentir…He visto la injusticia humana de cerca…He visto inocentes dañados…He oído lo que nunca hubiera pensado oír…Y he sentido un dolor inmenso invadir mi corazón…Mi cara había tenido una expresión de tristeza toda la tarde…La había visto yo misma al mirarme al espejo y la sentía…No podía sonreír…Recordé cuánto me había sorprendido cuando leyendo el primer capítulo del libro “The Face of Jesus Christ”, había leído que la Biblia decía que la cara de Cristo era triste…Ya alguien muy especial me había hecho ese comentario y en ese momento, simplemente, leyendo ese capítulo recordé sus palabras.  Yo me sentía triste, aunque en paz…

Eye Opener; testimony;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Me bajé del carro y entré en el ascensor donde muchas veces he entrado…donde muchas veces he subido y bajado…Esta vez, justo al entrar, me estaba preguntando si Jesús también habría llorado…me preguntaba si siendo humano, a pesar de ser Hijo de Dios, sus ojos se habrían llenado de lágrimas al sentirse humillado o maltratado justo por aquéllos a quienes había venido a salvar…En ese ascensor,un cartel que debe haber estado ahí siempre, anunciaba una comida.  La frase que estaba escrita en ese cartel  parecía sobresalir, llamando mi atención.  Las palabras escritas eran: “Eye  Opener *”, lo cual se podría traducir al castellano como “Abridor de Ojos *”.  El asterisco estaba justo al finalizar el texto, haciéndolo resaltar aún más.  Para mí ésta fue simplemente una evidencia más…lo que estoy viviendo efectivamente me ha hecho abrir los ojos y estoy creciendo y madurando a la fuerza, a la vez que me fortalezco en mi fe y en mi admiración por nuestro Padre y Creador.

Llegué al cuarto de mi hotel y me dispuse a tratar de buscar en mi Biblia si Dios había llorado.  Mi corazón latió fuertemente cuando leí…”Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: “Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!  Mas ahora está encubierto de tus ojos” (San Lucas 19.42)…Cristo lloró…lloró sobre Jerusalén…lloró en su condición de hombre…Si Cristo lloró, mis lágrimas estaban bendecidas…Le di gracias a Dios por todas sus bendiciones y me dispuse a seguir leyendo, aprendiendo y creciendo.

 

Lexington, 21 de enero de 2014

9:14 p.m.