Imperfecta como soy…

Pecadora como soy…

Habiendo caído mil veces…

¡Oh, Señor, ante Ti estoy!

 

Con el corazón abierto…

Con el alma agradecida…

Lista y dispuesta a servirte

por el resto de mi vida

 

Aún hay dudas y temores

Aún hay inseguridades

Aún continúo siendo humana

deseando entender verdades

 

Tus verdades verdaderas

No las “verdades” irreales

que debilitan, consumen,

y a la larga, son fatales

 

Dame Tu Palabra cierta

Muéstrame el significado

Permite que fluya viva

y que habla lo nunca hablado

 

Espada de doble filo,

en poemas y canciones

que discierna pensamientos

evidenciando intenciones

 

Que penetre hasta partir

tuétanos y coyunturas

Que perdure y que moldee

generaciones futuras

 

Tú me conoces…Tú sabes…

Tú ves lo que yo no veo…

Guíame Espíritu divino

pues en Ti con fervor creo

 

Con una fe pura y simple…

De una manera sencilla

Sé que harás una obra de arte

de lo que hoy es solo arcilla

 

Perdona mil y un errores…

Tantas equivocaciones…

y permíteme servirte

en recónditos rincones…

 

Fortaléceme y ampárame

de las viles tentaciones

y permíteme alabarte

entre cantos y oraciones

 

Caracas, 28 de diciembre de 2014

7:20 a.m.