Mente, quédate tranquila

Mente, quédate en silencio

Mente, permanece en paz

Pues tus pensamientos frenéticos vienen…

Pues tus pensamientos sin pensarlo, van…

Y no son los tuyos los que mi alma espera…

Y no son los tuyos los que mi alma anhela…

Con fe y con paciencia ella aguardará

pues el viento pronto habrá de soplar…

Traerá otro mensaje…Traerá otra respuesta

que eliminará cualquier ansiedad

pues sabe que existe la buena intención

en este, mi humano y débil corazón…

 

Mente, quédate tranquila

Mente, reposa en sosiego

Mente, calma tus angustias

Pues tus pensamientos cabalgan sin rumbo

Perdidos avanzan y van dando tumbos

Y no son los tuyos los que mi alma espera…

Y no son los tuyos los que mi alma anhela…

Ella ya conoce otros pensamientos

que fluyen cual oasis en un gran desierto

Ella ya conoce su aroma y su esencia

y sabe que siempre susurran lo cierto

Vienen desde lejos mas están presentes…

Pueden escucharlos si acallan sus mentes…

 

Mente, quédate tranquila…

Mente, recuerda la calma…

Mente, descansa confiada…

Pues tus pensamientos cabalgan sin rumbo

Perdidos avanzan y van dando tumbos

Y ya se avecinan aquéllos que ansía

quien aunque fue sordo, ya puede escuchar

El ser se estremece al sentirlos cerca

Perfección recubre de pronto el ambiente

Quietud adereza todos los sentidos

Se alistan discretos los prestos oídos:

“Todo estará bien…Todo estará bien…”…

“Pase lo que pase, todo va a estar bien…”…

 

Mente, quédate tranquila

Mente, quédate en silencio

Mente, permanece en paz

Pues tus pensamientos frenéticos vienen…

Pues tus pensamientos sin pensarlo, van…

Y no son los tuyos los que mi alma espera…

Y no son los tuyos los que mi alma anhela…

Alumbró la luz…y todo brilló

El amanecer de pronto llegó

Respira profundo y siente la vida

El balsamo cubre ya toda la herida

Todo estará bien…Aunque haya maldad

Todo estará bien… Ésa es la Verdad

 

Caracas, 6 de junio de 2015

7:00 a.m.