Bali;  Denpasar; Garuda Indonesia;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya mientras estábamos acercándonos a la pista de aterrizaje, tuve la sensación de que Bali me encantaría.  Desde arriba todo se ve muy verde y los colores brillantes…Pasamos de estar sobre el mar casi a aterrizar directamente…Mi primera sensación fue  correcta… En el aeropuerto han combinado lo viejo con lo nuevo y aunque lo están renovando, todavía se pueden apreciar partes de su arquitectura anterior.

Bali;  Denpasar; Garuda Indonesia;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros; P1070152Al salir del avión nos recibe un caballero con un aviso con mi nombre.  Es un servicio que ofrece el hotel y nos evita tener que hacer una gigantesca cola para pasar inmigración.  En el baño público del aeropuerto me sorprenden las decoraciones con flores naturales.  Salimos del aeropuerto y nos reciben con unas flores que colocan en nuestro cabello.  Por primera vez desde que comencé mi viaje realmente siento que estoy en Asia.  La experiencia de recibir flores al llegar se repitió durante todo nuestro viaje en Bali.  No sólo nos dieron flores…también nos regalaban frutas, y otros detalles.    Los balineses, en general, son amables, agradables, y amigables.  Al igual que trabajan para hacerle ofrendas a sus dioses, les encanta ofrecer y servir a los demás.

 

Las columnas saliendo del aeropuerto están forradas con papel de colores haciendo un bello contraste.  No hay rascacielos ni grandes autopistas.  Todo parece mas autóctono…Mas real…

Muchos turistas vienen a visitar esta isla, pero al menos en las partes donde nosotros estuvimos, el turismo no parece haber afectado tanto las costumbres de los balineses.  Nos comentan que la altura de las construcciones está regulada y que no pueden superar la altura de las palmeras.  Ojalá esa norma se mantenga porque así  las construcciones se adecúan más al ambiente de la isla.

Nos tardamos más o menos 45 minutos en llegar a nuestro hotel.  No tengo palabras para describir el Hotel Tugu donde nos quedamos.  Es un lugar precioso, lleno de historia.   Podría permanecer en el Hotel Tugu sin salir de aquí…Me hicieron sentir en casa desde que llegué.  La atención es muy buena…La gente cariñosa y atenta…

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Este lugar llena de paz al que entra en él.  Realmente me encantó el ambiente.  Nos deleitamos con los bellos cuartos que nos asignaron. Las habitaciones parecen casas, sin cocina, pero amplias y muy bien decoradas.  Cada detalle es perfecto.  Aunque las habitaciones son distintas, todas tienen algo especial. Me encanta la grifería.  Tenemos una cama de masaje, un área para sentarnos y disfrutar de la vista.  Los baños son increíbles.  Algunos cuartos tiene una piscina interna. En fin…

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Hotel Tugu;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Un detalle que me encantó desde el primer día, es que nos dejaban mensajes con bellos pensamientos en papel apergaminado en la habitación.  En mi caso, el primero de ellos estaba personalizado y decía en inglés:  “Querida Señora Maritza Mészáros :  Deja que las olas y el sonido del viento te arrullen esta noche.  Deja que te concedan un momento memorable en tu segundo hogar en Tugu Bali”.  Los otros dos mensajes deseando buenas noches y dulces sueños fueron los siguientes:  “La ausencia extingue las pasiones pequeñas y agranda las grandes, como el viento apagará una vela y  el fuego…”  (Due de la Rochefoneauld. 1613-1680)…”La despedida es amarga y el llanto vano y todos los verdaderos amantes se volverán a encontrar…Ningún destino puede separar mi amor de mí porque su corazón es como el río y el mío como el mar…” (Canción irlandesa)

La comida en Bali está llena de sabores diferentes.  Es deliciosa.  A los balineses les gusta comer bien.  Decoran los platos igual que decoran sus casas e igual que preparan sus ofrendas a sus dioses.  Utilizan todo su talento y esmero…

Bali; Comida balinesa;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali;  Tugu Hotel;  Comida balinesa;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Comida balinesa;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

Después de dejar las maletas en los cuartos, salimos a ver el atardecer en la playa.  Una bella experiencia que se puede repetir cada día, porque Dios nos dio ese regalo…

 

Bali; atardecer;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; atardecer;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro segundo día en Bali salimos en carro alrededor de las 9 de la mañana y regresamos al hotel como a las 8 de la noche.  Por una carretera angosta de doble circulación fuimos desde Cangu hasta Ubud.  Ubud es un lugar lleno de vida.  Fuimos al parque de los monos, donde pudimos compartir muy de cerca con ellos.  De hecho, tuvimos a uno en nuestro hombro dándole de comer.  A mi amiga Aysun Ulker un mono le agarró la falda creyendo que ella llevaba comida y la empezó a halar…Por primera vez ví a monitos jóvenes buceando.

Bali; Monkey Park;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Monkey Park; Espíritu en Movimiento; Maritza Mészáros;Bali; Monkey Park;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Monkey Park;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Comimos en un lugar llamado  «Dirty Duck»   un delicioso pato crujiente.  Después desde allí, fuimos a los campos de arroz.  Los paisajes son bellísimos y el sistema de riego muy interesante.  Me encanta la costumbre de quitarse los zapatos antes de entrar a la casa o a cualquier lugar para comer.  Uno rápidamente se acostumbra, al igual que se acostumbra a comer sentado en el piso con las piernas cruzadas…

 

Bali; Dirty Duck;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros; Bali; Rice Fields;  Campos de arroz;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Bali; Dirty Duck;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

Después fuimos  al Monte Batur.  Vimos el lago Batur y visitamos varios templos.  El esposo de mi amiga Aysun se llama Batur, así que esa visita fue muy especial.  Lamentablemente, los buhoneros están por todas partes y te persiguen pidiéndote que les compres su mercancía.  Es doloroso ver a esta gente rogando para que uno adquiera algo de lo que ellos venden.

Bali; Lake Batur;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Mount Batur;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Temple;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

De regreso al hotel, pasamos por los “Hot Springs” con agua bendecida. Decidí meterme en el agua.  Era más profundo de lo que pensaba y estaba bastante fría…pero…la experiencia valió la pena.

Bali; Temple; Hot Springs; Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

Este día fue especialmente maravilloso que compartí junto con Aysun y con María Fernanda Zajía.  Así lo evidencian algunas de las imágenes en las fotos que tomamos.

Bali; Temple; Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali; Temple; Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Bali; Temple; Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Bali;  niños rezando;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante nuestro tercer y último día en Bali, aprovechamos para ir al templo de Tanah Lot y para pasear por la famosa playa de Kuta.  La verdad es que nuestras playas venezolanas no tienen nada que envidiarle a esta famosa playa en Bali.  Ojalá que cuidáramos la bella obra que nuestro Creador hizo en nuestro país, donde tenemos paisajes y parajes incomparables, y les diéramos el valor que tienen.

Bali;  Tanah Lot;  Temples;  Templo;   Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Kuta; Bali; octubre 2013;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Bali;  Tanah Lot;  Temples;  Templo;   Espíritu en Movimiento; Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

Pudimos comprar algunas maderas talladas a mano.  Es impresionante cómo los balineses trabajan con sus manos.  Hacen verdaderas obras de arte en cristal, con joyería, con piedras esculpidas, con hierro, con los tejidos, con palma…En fin…da gusto admirar tanto arte y talento junto.  Además, los colores en Bali también son vibrantes y llamativos.

Bali;  arte;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

Bali;  arte;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros; Bali;  En camino a Ubud;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;  Joyería; Jewels;

 

 

 

 

 

 

 

Bali; colores brillantes;  arte;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;Bali; colores brillantes;  arte;  Espíritu en Movimiento;  Maritza Mészáros;

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la tarde tuvimos la suerte de que nos dieran un recorrido por el hotel.  Vimos fotos de aproximadamente 40 años atrás, donde los hombres aparecían con el torso descubierto.  Nos contaron la historia de dos europeos que llegaron a Bali y que se enamoraron de bailarinas.  Uno era Antonio Blanco, quien era amigo del dueño del hotel, y el otro era Adrien-Jean Le Mayeur.  El primero era pintor y el segundo escritor.  Extranjeros que se enamoraron de las bellezas de Bali y se inspiraron para producir su arte.

Bali es famosa por la cantidad de bailes tradicionales que tiene.  Las mujeres antes bailaban también sin cubrir sus torsos.  Nuevamente me pregunto si no habrá sido mejor así…

Quisiera que Bali se mantuviera con su historia, con sus tradiciones, con su tranquilidad, con su naturalidad, con esa cercanía a la naturaleza y a la creación de Dios que uno añora en las grandes ciudades.  Ojalá que el poder del dinero no corrompa los corazones de los balineses, al igual que ha corrompido al mundo. Ojalá que puedan mantenerse inmunes al paso del tiempo y a la llegada de la “civilización”…

 

Del 27 al 29 de octubre de 2013