Nos diste libre albedrío

Nos permitiste pensar,

Cuestionar, analizar,

y crecer en libertad

 

Mas la libertad conlleva

siempre riesgos y tropiezos

Cuando nos equivoquemos

no nos bastarán los rezos

 

A cada acción seguirá

de cerca su consecuencia

y Tú solo observarás

con Tu infinita paciencia

 

Conoces nuestra intención

y nuestra debilidad

Conoces el corazón

y que vibra de verdad

 

Tu Espíritu allí estará

para aligerar la carga

iluminando el sender

cuando la noche sea larga

 

Tu sabías que como humanos

nos sería fácil errar

mas nunca jamás por eso

nos has dejado de amar

 

Omnipotente y eterno

Omnipresente Creador

Ten misericordia, Padre,

de quienes sufren dolor

 

Levanta a quien ha caído

y sana quien yace herido

Dale fuerzas al cansado

y esperanzas al vencido

 

 

Que sea Tu plan y no el nuestro

Que se haga Tu voluntad

y que quede en evidencia

nuestra vana nimiedad

 

Caracas, 30 de abril de 2015

6:30 a.m.