En Dios no importa el hacer

sino el ser constituido para hacer Su voluntad

El carácter de la obra se pondrá de manifiesto

y será galardonada la obediencia en libertad

 

Jehová escudriña la mente y también el corazón

Hojarasca, paja y heno no podrán prevalecer

El fuego consumirá los motivos incorrectos

pues no son nuestros proyectos los que el Señor quiere ver

 

Dios debe obrar en nosotros y no nosotros en Él

Es el llamado de Dios el que debemos seguir

El Espíritu intercepta cuando no es Su voluntad

Entendamos la visión y cumplamos la misión

 

Humanismo, interés y motivos incorrectos

harán perder galardones a quien sea salvo por fuego

El juicio es para premiar y no para condenar

Pidamos a Dios que abra los ojos de cada ciego

 

También se puede pecar entre rezos y oraciones

Vigilando y ayunando cuando Él eso no nos pide

Hay tiempo para creer y así accionar en la fe

Pedir…Buscar y tocar…Es el Señor quien decide…

 

Doblemos nuestras rodillas y pidamos dirección

Sigamos las directrices para alcanzar la visión,

pues siendo comisionado y teniendo la misión,

el Espíritu será quien nos de la inspiración

 

Obedecer es mejor que notorios sacrificios

Tendremos que rendir cuentas cuando estemos en el juicio

Abogado, juez será, y todo conocerá

y no habrá excusa que valga para eliminar el juicio

 

Obedezcamos por contentamiento y no por resignación

Obedezcamos por persuasión y no por omisión

Regocijémonos juntos haciendo la obra de Dios…

Que sea por voluntad propia y no por imposición…

 

 

11 de mayo de 2015

9:30 p.m.