No permitas, Señor, que me apresure

ni al hablar, ni al actuar, ni al caminar…

Pon Tu ritmo a mis labios y a mis pies

Llena mi alma, Señor, de sensatez…

 

 

21 de agosto de 2015

7:10 a.m.