En este nuevo día

que está por comenzar,

siento yo Tu presencia

mi alma reconfortar.

 

Sólo quiero adorarte,

sólo alabarte más,

sólo quiero sentirte,

sabiendo que Tú estás.

 

Sin pronunciar palabra,

podría pasar las horas,

como niño extasiado

recogiendo unas moras.

 

Un niño que no puede

parar a descansar…

pues mientras más recoge

más quiere él alcanzar.

 

Para llenar el tobo

que antes vacío llevaba,

y que ahora, casi lleno,

con orgullo observaba.

 

Así quiero llenarme

de Tu paz y Tu amor,

sabiendo que eres Tú

quien hace la labor.

 

Pues siento el infinito

llenarme por entero,

y siento así las fuerzas

para andar el sendero.

 

Y es en este momento

cuando Te pido a Ti,

por todos los que sufren

y que aún están aquí.

 

Por todos los que viven

con el alma vacía,

y por los que deambulan

sin encontrar la vía.

 

Te pido por los niños

que tienen que entender

aquello que sus ojos

nunca han debido ver.

 

Por todos los que tienen,

sin poder disfrutar

todo aquello tan bello

que has decidido dar.

 

Te pido que protejas

a aquéllos que Te aman,

y que escuchen Tu voz

mientras ellos te alaban.

 

Que aquéllos que han caído

no vuelvan ya a caer.

Que aquéllos que han perdido

no vuelvan ya a perder.

 

Pido que en este mundo

renazca la verdad,

impere la justicia,

se haga Tu voluntad.

 

Señor, revive el alma

de nuestra fe cristiana,

para vivir unidos

una vida más sana.

 

Sigamos el ejemplo

que nos dejó Tu Hijo.

Sigamos navegando

con el timón bien fijo.

 

Señor, también Te pido

que tengas compasión.

Que Tu misericordia

nos llene el corazón.

 

Porque no merecemos

nada de lo que brindas,

y aún así nos rodeas

de sensaciones lindas.

 

Finalmente Te pido

yo por la humanidad.

¡Ven!.  Llena nuestras mentes

con juicio y sanidad.

 

Que se acaben las guerras

que no tienen sentido,

que se acabe la envidia

por lo que no han tenido.

 

Que cada ser humano

cumpla su cuota parte,

aportando y sintiendo

que somos clase aparte.

 

Y así, que en este mundo,

logremos la unidad,

proclamando Tu nombre

hasta la eternidad.