Pagaste Tú el precio de la salvación

de los pecadores y de los traidores…

Un precio muy alto…Sangre derramada…

Por gracia divina salvo soy…Y creo…

 

El amor regaste sobre el corazón…

El amor sembraste y el amor creció…

Y será en Tu amor como viviré

y será en Tu amor que te alabaré…

 

Pagaste Tú el precio…Soy salvo, Señor…

Un hijo bendito…Amor infinito…

Creyendo en Tu muerte y resurrección

tan solo agradezco esta bendición…

 

21 de agosto de 2016

6:20 p.m.

La Posada