Permíteme escuchar Tu voz clara y vibrante

y obedecer sin miedos en ese mismo instante

Que sean Tus pensamientos quienes pueblen mi mente

Que esté Tu voluntad en mí constantemente

 

Caracas, 21 de mayo de 2014

6:55 a.m.