El sufrimiento ajeno también puede doler

como si se infligiera en nuestra propia carne

No quiero un corazón duro como una piedra

sino uno que ante el llanto sincero se conmueva…

 

22 de agosto de 2015

7:45 p.m.