A veces todo parece estar saliendo mal…

Nada cuadra…Nada encaja…

Muchas veces se debe claramente a nuestra incompetencia…

A nuestra falta de organización…

A nuestra intransigencia…

A nuestros descuidos…

A nuestra falta de planificación…

En estos casos, debemos resignarnos a las consecuencias sobrevenidas

y procurar cambiar

Percatarnos de nuestros errores y corregir…

Suena fácil, pero requiere de diagnóstico, de acción y de transformación…

 

Otras veces, nada depende de nosotros…

Simplemente, pasan cosas totalmente fuera de nuestro control…

Cosas que trastornan nuestras vidas y que pueden ser causadas por acciones de otras personas o simplemente pueden deberse a eventos de la naturaleza…

En esos casos, solo podemos tratar de reaccionar de la mejor manera posible…

Tratar de sobrellevar los acontecimientos, limitando al máximo su impacto sobre nosotros…

Tratando de evitar consecuencias peores…

 

En todos los casos, si creemos que no estamos en este mundo por azar…

Si creemos que fuimos creados con un propósito y con una misión,

debemos asegurarnos de pedirle a nuestro Creador que nos guíe en el caos…

Que nos ilumine con Su luz mientras estemos rodeados de oscuridad…

Que nos cubra con Sus alas para que nos sintamos protegidos independientemente de las circunstancias…

Que nos riegue con Su amor y que nos brinde fortaleza para poder enfrentar los obstáculos y los peligros que se nos presenten en el camino…

Y, siempre, debemos estar agradecidos al sabernos bendecidos por el simple hecho de poder creer…De poder tener fe…De haber sido objeto de la gracia y de la misericordia de nuestro Creador…

 

Y justo así me siento hoy…Aunque perdí mi cuaderno de poemas que tenía como 10 poemas nuevos que aún no había pasado a mi computadora… aunque sé que haberlo perdido fue simplemente un descuido mío…aunque sé que tal vez no lo encuentre…aunque cometí y he cometido un error tras otro cada día en mi vida…y aunque debo haber cometido tantas otras equivocaciones de las cuales probablemente ni me haya percatado…me siento profundamente agradecida por tantas bendiciones recibidas en este día, en los días anteriores…en este año…durante toda mi existencia…Profundamente agradecida porque sé que a pesar de todas mis imperfecciones, debilidades y errores, siempre me conceden una nueva oportunidad y me brindan las herramientas para mejorar…Profundamente agradecida por saberme amada, a pesar de mi humanidad…

 

Miro hacia arriba, sonrío y humildemente agradezco…Como todos los días…

 

Chicago, 18 de octubre de 2015

6:00 p.m.