Siempre me impresiona cuán rápido puede comenzar a llover y cuán rápido puede salir el sol después de una tormenta…Es simplemente así…Al menos en el trópico…De un momento a otro, las nubes se descargan y el agua cae a torrenciales…Si encima hay viento, el agua puede golpear fuertemente…Si uno no estaba preparado, se empapará…Ahora bien, igual que llega la lluvia, también se va…A veces sale el sol antes de que pare de llover. En esos casos, es probable que tengamos la oportunidad de apreciar uno o incluso dos maravillosos arco iris…En cualquier caso, la lluvia no dura para siempre…y, aunque nos pueda sorprender y hasta ser un obstáculo para nuestros planes, termina generalmente con un precioso cielo azul…Todo vuelve a la normalidad…Es como si nada hubiera pasado…La ropa se seca…Los charcos también…Todo parece estar como estaba antes…Pero, lo cierto es que la lluvia refresca el ambiente…Revive las plantas…Limpia la suciedad…Es importante pasar por tormentas para poder apreciar aún mejor el brillo y el calor del sol…

 

27 de noviembre de 2015

3:00 p.m.