Prefiero no ser curiosa…

¿No fue así que murió el gato?

Buscaban al asesino…

¿Cuál no sería la sorpresa

al descubrir que fue ella…

La mera curiosidad,

la que aceleró el encuentro

entre el gato y su destino?

 

Prefiero no ser curiosa

Por éso, a partir de hoy

no volveré a preguntar

lo que no es de mi incumbencia

y no volveré a indagar

ni a tartar de averiguar

lo que a mí no me compete

ni me deba interesar

 

Me has mostrado todo y más

Me has preparado el camino

Me has abierto Tú las puertas

Me has mostrado Tus señales

Me has susurrado mensajes

con todo lo relevante

Me has mostrado Tus verdades

y me has dado las alertas

 

Mató la curiosidad

al gato desprevenido

Prefiero no ser curiosa

y enfrentar el desafío

No necesito entender

lo que ya no es importante

Tú me cuidas porque soy

de Tu jardín una rosa…

 

Caracas, 9 de julio de 2015

9:30 p.m.