Recuerdo a Luzmila

Sus ojos brillantes

Su linda sonrisa

Su cara radiante

 

Pequeña niñita

de energía vibrante,

quien para sus padres

era cual diamante

 

Ellos le brindaban

el pan de sus días

y veían su niña

que feliz crecía

 

Pasaron tormentas

Pasaron desiertos

Mas juntos velaron

incluso a sus muertos

 

El amor reinaba

en medio de ellos

El amor regaba

siempre sus destellos

 

Pasaron los años

Vivieron sus vidas

Compartieron juntos

Sanaron heridas

 

De repente, ahora,

sin ningún aviso,

se le va la madre

que ella siempre quiso

 

La madre adorada…

Honrada y dispuesta…

La mujer que a muchos

deja sin respuesta

 

¿Por qué tan de pronto?

…¿Y sin despedida?…

La madre sonriendo

mira desde arriba…

 

Ya desde otro plano

todo es muy distinto…

Hay una salida

a este laberinto…

 

Todo estará bien…

Tiene la certeza…

La niña es mujer

y tiene entereza…

 

Con fe y esperanza,

seguirá adelante

pues como su madre

es fiel y constante

 

Luzmila la niña,

ahora una mujer…

Gracias a sus padres

logró florecer…

 

Le toca a ella ahora

irradiar su aroma

sabiendo que el sol

cada día se asoma…

 

Le toca a ella ahora

ser fuente de vida

pues nunca estará

la lucha perdida

 

Sus ojos hoy tristes

brillarán de nuevo

y alumbrarán siempre

a otros el sendero

 

La madre estará

siempre junto a ella

Como allá en el cielo

brilla cada estrella…

 

Caracas, 4 de junio de 2015

6:10 a.m.