Siguen pasando los días…

 

Cada uno con sus problemas…

Cada uno con sus bondades…

 

Días que traen su propio afán…

 

Lidiemos con cada día

aceptando bendiciones

y ocupándonos del resto…

 

Hay mucho que agradecer

y aún hay mucho por hacer.

 

No permitamos que angustias afecten el corazón.

Protejámonos por siempre con la armadura de Dios,

pues con ella avanzaremos invencibles, sin temores…

combatiendo los embates de la vida y sus temblores…

aprendiendo a conocer incluso sus sinsabores…

y a vivir sin inmutarnos por las muchas decepciones…

 

Pasemos por este mundo dejándole buenos frutos

Sembremos buena semilla…Trabajemos con constancia…

Que nuestra esencia trascienda…Que nuestra imagen realce…

Que nuestra palabra calme ira, tensión y arrogancia…

Que nuestra huella se marque para que puedan pisarla

siguiendo un camino honrado quienes puedan avistarla…

 

Siguen pasando los días…

Aún hay tanto que sembrar…

 

Hay mucho que agradecer

y aún hay mucho por hacer…

 

 

 

1 de septiembre de 2015

8:10 am