Han pasado tantos días…

Tantas semanas y meses…

Han pasado tantos años…

 

Me perdí tantas sonrisas…

Me perdí tantas miradas…

Me perdí tantas caricias…

Me perdí tantas niñadas…

 

Mas aunque ha pasado el tiempo,

sigues siendo mi niñita

Mi hijita linda y querida

Mi preciosa consentida

 

Cuando miro tu carita

y tus ojitos brillantes

Tu sedosa cabellera,

dorada, al viento ondulante…

Cuando te escucho contando

mil recuerdos del pasado…

Cuando te veo disfrutando

lo que tanto has añorado…

Tengo entonces la certeza

que no me perdí de nada

pues siempre estuviste cerca…

Aún estando tan lejana…

 

Estabas en cada instante…

Estabas en mi memoria…

Estabas en mis palabras…

Estabas en cada historia…

 

Estabas en melodías…

Estabas en poesía…

Estabas en la penumbra…

Estabas en cada día…

 

Estabas en los caminos

que a menudo recorría

También en todos mis sueños

y en todas mis fantasías

 

Me siento en paz y es perfecto

el sentimiento en mi ser

En silencio, me conecto…

Sólo quiero agradecer

Dar gracias por lo vivido…

Dar gracias por el presente…

Dar gracias por el futuro…

Dar gracias eternamente…

 

Nuevamente se dibuja

en mi rostro una sonrisa

Mis ojos humedecidos

y yo sin ninguna prisa…

Podría quedarme escribiendo

y ver el amanecer

Podría estar en Tu presencia

sin cesar de agradecer

 

Sigues siendo mi niñita

aunque seas una mujer

Estés lejos o estés cerca

siempre te voy a querer

Porque el amor que yo siento

existe y existirá

Es un amor verdadero

y por siempre vivirá

 

Caracas, 6 de agosto de 2014

8:30 p.m.