Uno se va…Otro llega…

El otro por ahora está…

Cada uno con sus maneras…

Cada uno con sus problemas…

Cada uno con sus quereres…

Cada uno tan especial…

 

Estén cerca o estén lejos,

los llevo en el corazón

Únicos e irremplazables

son la mayor bendición

 

Llena de humildad mi ser…

Pon Tu palabra en mis labios…

Permíteme ser estrella

para que brille Tu luz

Bríndame sabiduría

para poder ser buen guía

y concédeme regarlos

con Tu amor todos los días

 

Dame paciencia, Señor,

y un tono suave y sincero…

Dame entereza, Señor…

Que no sea lo que yo quiero…

Que sea lo que Tú has previsto…

Que yo lo pueda aceptar

y que siempre esté dispuesta

a mis hijos apoyar

 

Caracas, 19 de junio de 2015

6:30 a.m.