El profeta Isaías nos sigue revelando nuestra relación con nuestras madres, una relación hermosa en la cual Dios es protagonista.

«Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.» 

Isaías 49:1